El fenómeno 'desaburrir' se expande en redes sociales

El fenómeno 'desaburrir' se expande en redes sociales

Quizá resultaría demasiado osado afirmar que el español usado en las redes sociales, más aún entre los más jóvenes, campa a sus anchas, pero algo de eso hay.

Es el caso del fenómeno ‘desaburrir’ que se programa como la espuma en la escala ‘online’ y que la Real Academia de la Lengua (RAE) no recoge en su diccionario de español.

Es común, ver por ejemplo, publicaciones en las denominadas historias de Instagram referencias del tipo ‘¿Quién me desaburre?’ en un intento por modificar esos momentos en los que alguien se aburre. Dicho esto, son los más jóvenes los firmantes de dichas publicaciones.

Si bien, se trata de un concepto evidentemente no generalizado en conversaciones de calle, las redes sociales se hacen eco de este fenómenos.

Y tanto es así que la red social Linkedin mantiene una publicación que titula ‘Las 300 preguntas para ‘desaburrir’ e interactuar con amigos/pareja’.

En Pinterest existen colecciones de los denominados ‘pines’ que aluden a ‘desaburrir’ y el buscador de los buscadores, Google, recoge múltiples entradas con este mismo concepto. En una de ellas, incluso el firmante hace referencia expresa a su desconocimiento sobre la existencia de ‘desaburrir’.

Algunas publicaciones hablan de un uso más generalizado en países como Honduras, El Salvador, Nicaragua y México, si bien, cada día lo vemos más habitual en publicaciones de redes sociales en España.

El caso es que la formación de este verbo, transitivo si existiera, responde a la suma del prefijo -des al verbo aburrir, o dicho de otra forma, está bien construido.

Ahora solo resta, que si su uso sigue extendiéndose, la RAE opte por aceptarlo, o no.